Pasado y Futuro de la Publicidad en Barquisimeto

Pyfbarquisimeto (1)

Debo admitir que, antes de comenzar a escribir, a modo de examen de conciencia, me hice una pregunta: ¿A dónde va nuestra publicidad? Y no fue espontánea ni ingenua; me la hice a propósito de encontrarnos en un momento crucial, en el que se cuestiona desde lo más básico: nuestra identidad, hasta lo más superfluo: nuestra influencia moral en la sociedad; Y no fue, sino hasta ese momento que comprendí, de qué se trata esto de mirar al pasado; y de cómo se relaciona con nosotros y entonces decidí hacer, no un recuento, solemne, sobre el progreso de la publicidad en nuestra ciudad; sino una crítica de dicho progreso, buscando sobre qué bases está cimentado y qué nos hace falta para mejorarlo.

Quisiera agradecer la valiosa colaboración que obtuve de las profesoras Gladys Suárez Touza y Elsa Ramírez de Pablos y del profesor Oswaldo Romero; así como la oportunidad que me brinda el equipo de Barquisimeto.com, que hizo posible que este artículo llegara a todos los lectores de nuestra ciudad, y por último, pero con mucho énfasis, a mi socio Cristóbal Liscano, quien me metió en esto de la publicidad hace seis años y con el que he construido uno de los experimentos más significativos de mi vida: El Bar Creativo.

La Venezuela de principios de siglo, es comparable a uno de esos adolescentes que un día ves con cara de niño y al día siguiente ya no; da un salto al progreso, que no se detendrá más; y la ciudad de Barquisimeto juega un papel determinante; nuestra cámara de comercio, fundada por iniciativa de Raúl Azparrén, en 1901, es de las primeras en constituirse en el país; el ferrocarril trajo el béisbol muy temprano y ya en 1908 circulaba el primer periódico deportivo en la región y nunca nos cansaremos de repetir: El Impulso, comenzó a circular desde 1904. Barquisimeto como cruce de caminos entre las regiones más productivas del país, siempre estuvo signada por la actividad comercial e industrial; además que la cercanía de Carora y El Tocuyo fue un estímulo para que la intelectualidad larense, conformada por escritores, poetas, músicos y una multitud de hombres inquietos, poblara el damero local, más que con lujosas mansiones, como fue el caso de la vetusta Caracas, con imprentas, emisoras de radio, estudios de cine y una industria del entretenimiento desproporcionada para el tamaño demográfico de nuestra ciudad.

Así surge la Barquisimeto que sirvió de asiento para las primeras experiencias publicitarias en el cine nacional; mucho antes de que Cinesa se interesara en monopolizar el sector. Amabilis Cordero, más por necesidad que por vocación, ya hacía especies de “cortos” que insertaba al comienzo de sus películas en una revista que se llamó: “Venezuela Proyección Ideal”; este nombre se debe a la precariedad de los Estudios Cinematográficos Lara que resultó todo un desafío económico que a mi juicio el gran Amabilis consiguió sortear con éxito; desfilaron allí anuncios de Coca Cola, Astor, Frescolita HIH, Leche Prolaca y otros más locales, como Farmacia Carabobo o Casa América. La pulcritud con la que escribía el texto publicitario Amabilis solo deja ver su pasión por la estética de su oficio; ejemplo de esto es el “copy” de Prolaca: “En toda la casa, prefiera Prolaca, porque es leche fresca y pura de vaca”; demostrando así que para publicista no se estudia; aunque se adquieran conocimientos imprescindibles para el ejercicio de la carrera en las actuales universidades; para publicista se nace; es cuestión de sensibilidad artística. Lo demás, se aprende fácil.

En 1938 Barquisimeto tenía tantas emisoras de radio, que fue necesario construir un monumental edificio para albergarlas a todas; eso fue el Palacio de la Radio, pero entre todas, la más significativa, Radio Barquisimeto, transmitía todos los días, el noticiero de la galletera El Ávila; la incursión en la publicidad radial fue como en el resto del país, nada modesta; puede decirse que, el talento artístico local no tuvo qué envidiarle al de la Broadcasting Caracas.

Casi entrada la década del 40, ya Caracas cuenta con la primera agencia, Anuncios Lyon, no tardará en aparecer Ars Publicidad, e incluso en Maracaibo es para esta época cuando abre la agencia América; pero en Barquisimeto, la publicidad empezará a quedarse relegada; se seguirán haciendo los contratos directamente entre el anunciante y el medio; incluso la televisión se dilatará en llegar y esto no facilitará las cosas para el sector.

La cosa política atrapa fácilmente a los intelectuales de la época, que se irán a la capital, ocuparán puestos importantes y aquellos que eran hombres inquietos, se volverán más ocupados. Una agencia de publicidad no es un comercio rentable desde la óptica del barquisimetano aquél; cabría preguntarnos si hemos dejado atrás ese concepto, ¿no? no se vende nada, se producen ideas; se estimula, a veces, hasta con cierta violencia, al emprendedor a romper paradigmas.

La situación dará un leve giro, gracias al esfuerzo de personajes como Don Nelson Casas, Fernando Guédez, William Ochia, Luis Pulido, entre otros. En 1976 hace su aparición Pumerca, la primera agencia en constituirse en la región y un poco más tarde surge Ars Barquisimeto; con estas iniciativas, comenzará un crecimiento vertiginoso de la industria, aunque no como industria, pues aún falta para que el sector publicitario barquisimetano emplee la cantidad de gente necesaria para convertirse en tal, pero serán referentes para el gremio agencias como G5, de Guillermo Sawhco o Multianálisis.

Con la fundación del Instituto Isaac Newton, la primera universidad en impartir la carrera de publicista en la región y en la cual se hicieron notables esfuerzos por preparar a una generación de relevo sólida, gracias al aporte de profesores como Denis Carnevalli, Oswaldo Romero, Tais Mata y Marisela Santana, la ciudad comienza a experimentar un nuevo rumbo; es un respiro para los socios de las agencias ya constituidas. Es en esta época donde la influencia de esta generación aparece: personajes cuyo invaluable aporte a la publicidad local no es posible ocultar, por ejemplo, Florinda Pargas, que fue un apoyo importante en la creación de Cima, la agencia interna del Grupo Bel y hoy es la cabeza de Sapiens formación y consultoría o Miguel Ángel Torrellas que es el representante regional de Grupo Vallas, uno de los conglomerados de medio exterior más exitosos del país, desde hace más de una década o Andreína Dapo, que dirige Norte Comunicación Creativa, una de las agencias más importantes en la ciudad.

Con el advenimiento del siglo XXI, siguen surgiendo iniciativas, cada vez más retraídas, especializadas, digamos que la situación del país y el modelo de negocio de agencias, cuasi unipersonales, boutiques creativas, resultó más efectivo para afrontar los desafíos de una era en que la riqueza económica de Venezuela, y más de la provincia, se diluye; sin embargo es innegable que la inquietud y la creatividad latentes en la ciudad siguen haciendo confluir las ideas, proyectos personales y ambiciones de levantar la industria, de proveer soluciones; emprendedores como Denis Veliz, Adrián Ramos, Arnoldo Porta, Juan Paradas o Frengy Alvarado han labrado un camino arduo, que aún tiene mucho futuro. Como Barquisimeto.

Andres Córdoves

@El_Cordoves

Comments

comments

Escrito por

Amante de la ciudad, Publicista, Escritor y Foodie Pasteurizado. Director de Inteligencia de El Bar Creativo
Entradas relacionadas

2 Respuestas a "Pasado y Futuro de la Publicidad en Barquisimeto"

  1. Gladys Suàrez Touza dice:

    Gracias amigos por sus palabras, un gran honor ver mi nombre entre tantos a los que respeto y admino.

    Feliz dìa del Publicista.

    Hoy con especial cariño quiero que recordemos a Nicholas Herrada, Luis Pulido, Guillermo Sahmkow, el gran Felo, Cesar Castel, muchas enseñanzas para la posteridad.

Deja un comentario

Si tienes algo que decir
Entonces escribe lo que quieras