Harry Marin, cuentacuentos: “Hay que fracasar en la vida, pero debemos saber cómo”.

El colombiano Harry Marín, cuentista apasionado de las historias cándidas y sórdidas, se encuentra en nuestra ciudad en el marco del XIX Festival Internacional de la Oralidad.

El paisa, quien además es médico de profesión, nos comentó de forma jovial sus expectativas en torno a la fiesta de la palabra.

¿Cómo te sentiste cuando te dijeron que participarías en el XIX Festival Internacional de la Oralidad, que además, se desarrolla en la capital musical de Venezuela?

– Lo primero que pensé fue “Ay ya me va a tocar cantar”, pero luego me calmé un poco. Hablando en serio, el Festival de Barquisimeto es bastante conocido por los colombianos desde hace muchísimo tiempo. Y como los cuenteros son tan chismosos, nos decían que el festival era una berraquera, hermoso, grande y bonito. De hecho, muchos cuentistas de tu ciudad han participado en el Festival de Bucaramanga y tenemos una referencia cultural bastante amplia.

¿Qué referencia cultural posees de nuestro país?

– Uno parte del joropo, que es lo que tenemos en común. Estuve algún tiempo viviendo en Arauca, que se encuentra en la frontera con Venezuela  y la tradición oral y musical que se comparten es diversa. Luego te enteras que Venezuela se parece muchísimo a Colombia: posee una región Andina muy importante, una región Caribeña grande y que la música de Venezuela también impacta en Colombia en muchos sentidos.

Y, en cuanto a Barquisimeto, ¿cuál es tu punto de partida?

– El musical. Sé que en el Golpe Tocuyano le pueden pegar a uno muy duro (risas). Pero sí, lo he escuchado y tengo la tarea de indagar con gusto en los géneros de su tierra.

– Coméntanos sobre la diversidad artística del colombiano.

– Colombia es un país que está aprendiendo a reconocerse a sí mismo. Apenas está asimilando desde la Constitución del 91 que es un país pluriétnico y multicultural. Cada ciudad creció de una manera tan independiente y tan distinta que no vas a encontrar similitudes. La diversidad del colombiano es amplia de forma étnica, lingüistica y musical. A través de los cuentos he tenido la oportunidad de conocer mi país y aprender muchísimo de su diversidad. El venezolano que vaya a Colombia se va a encontrar con muchos ecos por nuestro origen hispánico. Los recibiremos con los brazos abiertos.

Ya para finalizar, ¿alguna recomendación especial a los jóvenes que desean incursionar en mundo de los cuentos? ¿Se lanzan a lo que les dice el corazón o mantienen los pies la tierra?

– Siempre me he hecho la misma pregunta durante toda mi vida. ¿Me lanzo a lo que desea el corazón o no? Y en definitiva, el corazón es un motor que te mueve hacia lo que de verdad quieres, pero que no lo puedes poner desbocado porque lo más probable es que no te lleve a ninguna parte. Un caballo desbocado no te lleva a ningún lado, pero un piloto sin caballo tampoco llega a ningún sitio.  Uno necesita tanto corazón como cerebro. Saber qué quieres y cómo. Correr riesgos y no lanzarse irreductiblemente al fracaso. Incluso, hay fracasos que son importantes. Desde mi perspectiva, cuando me presentan en algún show señalan la lista de mis éxitos y cuando uno es una hoja de vida se queda ahí. Pero, francamente, lo que a uno lo hace es el fracaso y lo que se aprendió de él.  En esta vida para triunfar hay que fracasar mucho, pero debemos saber cómo.

Y entre fallos y nuevos comienzos, Harry Marín recibió aplausos y ovaciones al finalizar su presentación en el acto de inauguración de la fiesta de la palabra, demostrando no sólo su talento en escena, sino que además, ha aprendido la lección: fracasar para luego triunfar, sea cual sea el escenario.

Comments

comments

Escrito por

Como un personaje de Sofia Coppola. Publicista. RR.PP. Docente universitario. Editora de @Barquisimeto.com Directora de @Barquisimovil y @SocialTrendingV Email de contacto: belkis@barquisimeto.com Twitter: @belkisaraque Web: www.belkisaraque.com
Entradas relacionadas

Los comentarios estan cerrados.

Deja un comentario

Si tienes algo que decir
Entonces escribe lo que quieras