Exposición: Arlequín, entre jugar y crear

Nota enviada por Jesús Pernalete Túa

Nombre de la Exposición: “Arlequín, entre jugar y crear”:
Fecha de la exposición: Viernes 26 de Junio de 2009 con apertura al público invitado a partir de las 3:00 pm, en la Sala Alternativa de El Impulso (3er piso).
Obras: 90 trabajos realizados sobre lienzo y bastidor de madera 30cm x 40 cm y técnica mixta: acrílico, acuarela, creyones de cera, tinta y guache tempera.
Expositores: 90 niñas, niños y pre-adolescentes artistas del Centro de Arte Creatium con sus familiares e Invitados especiales.

ArlequinEl Arlequín, ese enigmático personaje pintado por Picasso, se ha enriquecido con la labor de todos los artistas plásticos, que han llenado nuestros corazones y mentes con mensajes que invitan a soñar a través de sus travesuras, de su traje de rombos multicolores, de su inocencia y de su espontaneidad. Basados en estos principios hemos preparado la exposición de pintura infantil “Arlequín, entre jugar y crear”, queremos cantar al ser humano que despierta frente a un mundo sumergido en problemas cotidianos y se detiene buscando la belleza que existe a su alrededor. Es necesario que el buscador se afane con alegría, visión y trabajo en encontrar en todas las obras de la creación humana, la esencia de su existencia. Sólo hay belleza en la lucha. Una lucha interior para que aflore desde lo más recóndito de nuestro ser lo que tenemos guardado, como un regalo para la humanidad, un regalo sutil y de artística belleza. Pero, sin destreza no hay arte. La variedad de requisitos que abre nuestras posibilidades expresivas viene de la práctica, el juego, el ejercicio, la exploración y el experimento.

En el juego, los animales, las personas o las sociedades enteras llegan a experimentar toda suerte de combinaciones y cambios de las formas corporales, de las formas del pensamiento, las imágenes y las reglas que no serían posibles en un mundo que funcionara con valores de supervivencia inmediata. Un ser que juega se adapta más fácilmente a los contextos y a las condiciones cambiantes. El juego como espontaneidad libre agudiza nuestra capacidad de enfrentar un mundo en permanente y sorpresivo cambio. La humanidad, jugando durante nuestra prolífica variedad de adaptaciones culturales, se ha extendido a lo largo y ancho del planeta Tierra, ha sobrevivido a varias edades de hielo, y ha creado ingeniosos procesos y útiles maquinas y artefactos. Arte en acción.

El arte es un don, viene de un lugar de alegría, de autodescubrimiento, de conocimiento interno. El juego, gratificante en sí mismo, viene de ese mismo lugar.

En el reino de los mitos y los símbolos, el espíritu del juego está representado por una serie de arquetipos: el Tonto, el Gracioso, el Niño, el Arlequín. El Tonto es una antigua imagen del Tarot en nuestra cultura, el número 0 en la baraja, y el joker del póker que representa la potencialidad pura. Los graciosos y los tontos sagrados aparecen en las mitologías y en las poesías tradicionales de las civilizaciones de todo el mundo, en figuras como el dios norteamericano Trickster (el Gracioso), en el dios griego Pan, y en los clowns y tontos de Italia, Inglaterra y Francia del Renacimiento. La sabiduría del tonto es un tema que fluye en toda la obra de Shakespeare. Los tontos, los graciosos, los bufones sagrados y también en cierta medida los chamanes, sirvieron en alguna forma como inspiraciones, canalizando la voz directa del inconsciente sin el temor a la vergüenza o a la equivocación que inhibe y paraliza a muchos adultos. El Arlequín, el Trickster son indomables, impredecibles, inocentes, surgen en los tiempos anteriores a la Creación, recorren las etapas de la vida sin importarles el pasado ni el futuro, el bien o el mal. Siempre improvisando, sin que le preocupen las consecuencias de sus actos, siempre jugando y experimentando. Pero como su juego es completamente libre y sin obstáculos (“Porque los tontos entran donde los ángeles temen pisar), es el creador de la cultura y, en muchos mitos, el creador de los otros dioses. Llama hermanos menores a todos los objetos del mundo, hablando el lenguaje de cada uno de ellos. Trickster es uno de nuestros espíritus guardianes, mantiene viva la infancia de la humanidad, y la inspiración más potente de todas es nuestro niño interno. El poeta, el músico, el actor, el pintor continúan toda su vida en contacto con el niño, el yo que todavía sabe jugar. “Solo quienes lo reciban como un niño pequeño podrán entrar en el Reino de los Cielos”, dijo Jesús. La improvisación, como experimento lúdico, es la recuperación en cada uno de nosotros de la mente instintiva e intuitiva, de nuestra mente creativa y original de niños.

La creatividad totalmente desarrollada se produce cuando un adulto entrenado y astuto es capaz de acudir a las fuentes de la conciencia de juego clara e intacta del niño pequeño que lleva adentro. Las emociones que acompañan este descubrimiento son el miedo, el placer, el orgullo, el asombro, la euforia, y un deseo de probar una y otra vez.

Esto es lo que sienten los músicos con formación clásica cuando descubren que pueden tocar sin partitura. Cuando se despierta esta fuerza creativa que no depende de nadie, hay una liberación de la energía, de la sencillez y del entusiasmo. La palabra entusiasmo viene de una palabra griega que significa “lleno de theos”: lleno de Dios.

A menudo tenemos miedo de que la gente no nos tome en serio, o que crean que no estamos suficientemente calificados. Sólo por ser aceptados es posible que olvidemos nuestra fuente y nos pongamos las rígidas máscaras del profesionalismo o la conformidad que la sociedad continuamente nos ofrece. Nuestra parte infantil es la parte que, como el Tonto, simplemente hace y dice, sin tener que obtener un diploma o mostrar sus credenciales.

Como otras manifestaciones de la inspiración, el niño es la voz de nuestro propio saber interior y nuestra conexión con el Yo superior. El primer lenguaje de este saber es el juego. Con este concepto el psiquiatra inglés Donald Winnicot logró clarificar el objetivo de la curación psicológica definiéndola como: “Sacar al paciente del estado de no poder jugar al estado de poder jugar… Es en el juego y sólo en el juego que el niño o el adulto como individuos son capaces de ser creativos y de usar el total de su personalidad, y sólo al ser creativo el individuo se descubre a sí mismo.”

Comments

comments

Escrito por

Estudiante de Artes Visuales y Multimedia(Master).Productor Nacional Independiente 21.505, entusiasta del Vino, productora de @makinaconlamega
Entradas relacionadas

3 Respuestas a "Exposición: Arlequín, entre jugar y crear"

  1. victo gabriel gomez dice:

    BUNISIMO ,me intersa el tema de los arlequines bufones ,hace un tiempo regale a mi amor una reproduccion de tete de arlequin del garn PABLO PICASSO|

  2. skiel dice:

    por qué no citas ni en un tag a Stephen Nachmanovitch que escribió por tí más de la mitad del párrafo en el capítulo «la mente que juega» de su libro Free Play?

Deja un comentario

Si tienes algo que decir
Entonces escribe lo que quieras